Haciendo amigos

¿Haciendo amigos?

No tengo la impresión de que el debate, la discrepancia, el espíritu crítico o el pensamiento libre sean valores socialmente reconocidos. Ni siquiera tolerados. Pero es lo único que tenemos para enfrentarnos al pensamiento único, a la versión oficial, a la presión social inducida por el poder, a los medios de comunicación sometidos, a la intelectualidad de pesebre, a los baboseantes afectos al régimen, al caciquismo de tractor o de mercedes ...

Este blog es un órgano de expresión personal que va más allá del subjetivismo y que tan sólo pretende aflorar una opinión, una sensación, un comentario ante retazos de la realidad que cada día pasan ante mis ojos.

¿Hacer amigos? Seguro que no es un blog que no rehúye polémica alguna el medio más adecuado para ello.

martes, 19 de noviembre de 2019

El mito de la Libertad de expresión


De vetos, censuras, ostracismo, libertades de pensamiento y expresión, y demás mitología.


Punto 1.- Afirmaciones incontestables (Perogrullo me guía)
La libertad de pensamiento es absoluta.  No tiene límites, independientemente del entorno del / de la librepensador/a. Dictaduras  militares, teocracias, democracias “burguesas” o socialismos reales aún no han descubierto la fórmula de leer las mentes (sí de manipularlas, ojo) con lo cual es difícil encausar a alguien por pensar de manera desafecta al régimen que se trate. En suma, piensa con la boca cerrada y no digas ni hagas nada. Esto es lo que no debieron tener en cuenta los independentistas catalanes a los que , al igual que a otros pensadores/as de otras tendencias, se les ha dicho por activa y por pasiva que pueden, en esta democracia tan cool del 78, pensar lo que quieran, siempre y cuando no digan nada demasiado alto (las formas,¡ Ay, las formas…!) y, por supuesto, aún menos, que no hagan nada para plasmar en la realidad sus pensamientos. 
Y es que, recordémoslo, la única persona que en estos regímenes políticos no es sospechosa es aquella que es ya reo.

Punto 2.- Con unas gotas de pedantería iniciales.
Para que la comunicación (objetivo sine qua non la expresión queda huérfana de sentido) se dé es preciso que haya un ente emisor y otro receptor; singulares o plurales. Y, además, uno (o varios) canales de comunicación.
Yo no termino de creerme eso del foro y la polis. Queda muy mono eso de construir el foro con las medidas dadas por la potencia de voz del ciudadano (hombre y libre por supuesto, que eso de esclavos y mujeres debe estar reñido con la democracia), pero algo me chirría.

Lo que tengo claro que el canal de una persona que quiera transmitir es, en primer lugar, su voz y, luego, otros canales tan precarios como el primero. Lo que pueda imprimir, lo que pueda fotocopiar, y muy poco más. Eso de las redes sociales, eso del internet y añadidos no son sino canales que, cuando el poder diga, se apagan a las primeras de cambio (que se lo pregunten al TSUNAMI catalán).  Y lo que resulta evidente es que, a pesar de intentos loables, que los hay, el medio internet es de  menor penetración en el mundo de la información, no pudiendo competir con  prensa ni  radio ni TV tradicionales. Y no nos engañemos.

Por otra parte los últimos medios citados no tienen línea editorial. Tienen junta de accionistas y cuenta de resultados, y a ellos se deben. Han optado por la pluralidad entendiendo ésta no por confrontación de pareceres o informaciones, sino por pluralidad que se traduce en puntos de audiencia ; no se puede entender de otra manera la  entrevista a Francis(co) Franco, o los debates electorales presentados cual combate de gladiadores (o gladiadoras, que también se prestaron a ello) a mayor gloria del espectáculo y el share.
¡Es el canal, idiota, es el canal!  ¿O era la economía?


Punto 3.- Las batallitas del abuelo Neofato. De subjetividades y notas autobiográficas.
Corría el año 1977 (¿O 78, quizás?). Yo era un estudiante universitario de un pomposamente denominado Plan 71 experimental de Profesorado de EGB y realizaba mis últimas prácticas de la carrera en un centro público de Lasarte. Una época especialmente conflictiva (Antonio Muñoz Molina que estaba haciendo la mili en los cercanos cuarteles de Loyola lo plasmó en su “Ardor Guerrero”), con la legalización reciente de la ikurriña y la medrosa costumbre de presentarla siempre en colegios y demás lugares de trascendencia pública acompañada de la rojigualda (por si acaso), con una de tantas huelgas en la enseñanza (“No os olvidéis de colocar en la tabla reivindicativa “Mejora de la calidad de la enseñanza”, compañeros) y el conflicto laboral en ATC (Aplicaciones Técnicas del Caucho), empresa de Lasarte-Oria que constituyó una auténtica fuente de enseñanza para muchos recién llegados a la mayoría de edad.
Pues bien, mi primer contacto con la censura fue en ese colegio donde, tras encargarme la dirección de un grupo de alumnos que debían elaborar un trabajo acerca de contaminación en el entorno (fotos y textos que les llevaron más de una semana) se encontraron con la sorpresa de que su trabajo fue publicado en el diario escolar , pero mutilado. Había una parte acerca de eliminación de escombros de una obra cercana que el director del centro consideró inapropiada su publicación. ¿Por qué? Afectaba a los intereses de ampliación del centro.
El pedir explicaciones a este personaje, que encarnaba la progresía del magisterio del momento, fue inútil. Como lo sigue siendo ahora en sucesos similares.
No me resisto a terminar este párrafo sin mencionar (por todo lo que de ilustrativo de la época tiene) una curiosa forma de entender feminismo y sexualidad que este hombre proclamaba, las más de las veces sin que se le pidiera autorizada sentencia. Aseguraba el censor que esto del derecho al orgasmo femenino (recordemos: años setenta y muchos, Natalia Estrada, LIB…) no lo tenía claro, porque equivalía a una heroica , entregada y sacrificada dedicación masculina. Progresía de censura y bragueta que, años más tarde (en el 82, sí, en el 82) coparían los cargos públicos (públicos?) y políticos de una administración que empezaba a generar sus propios cánceres.

Y la última. Esta vez era en el año 2019. Reportaje diario acerca del devenir de una actividad de carácter voluntario-profesional. En determinado momento, el director de dicha actividad me dice que debo borrar unas fotos publicadas.
¿Por qué? Las considera "inapropiadas". Sin mayores explicaciones. Y, que , si no lo hago, no haré ninguna foto más en su reino de taifas.
Así que chao. Posteriormente, y comentando las fotos con algún que otro colega de profesión del susodicho, me advierte que no me coma el coco; que buena parte de mis fotos lo que consigue es dejar, aún involuntariamente,  en evidencia la escasa profesionalidad de los actores. Y eso jode, aún más cuando se habla desde un altar. En fin, material para mis memorias.

Pero entre el profesional del progresismo setentero y sus contradicciones , y el censor, endiosado juez de moralidades gráficas  de facebooks ajenos han pasado muchos ejemplares del bestiario liberticida. Y siempre bajo diferentes caretas y múltiples excusas.



Y en muchos mundos. También en el sindical. Recuerdo el caso de los que pretenden salvaguardar su "imágen pública" según caprichos o conveniencias. Desde un (anti)líder sindical que se ofende al fotografiarlo en un acto público  donde, además, realiza un papel relevante, a los líderes del SUP  que, reclamando en Huesca equiparación salarial para todos los cuerpos policiales en toda España, me identifican al final del acto ("es que no te conocemos", es el argumento que esgrimen) y me retienen una tarjeta de memoria que devuelven a las horas.
O el maltrato hacia el sindicato en el cual trabajaba durante las negociaciones del Convenio de monitores escolares, en el cual la mayor preocupación del sindicato del "fuego amigo" era silenciar las informaciones acerca del desarrollo de las negociaciones. Eso de luz y taquígrafos no parece ser de recibo en algunas cúpulas sindicales..
¿O el cabreo de los ex-dirigentes de UGT y CCOO (dirigentes en el momento del relato de los hechos?, cuando publico una foto de ambos sosteniendo una pancarta con el lema NO 67 justo días antes de que firmaran por el cambio progresivo de la edad de jubilación?
¿O el aviso ("que sepas que hay gente a la que no le ha gustado nada"), cuando edito un videoclip en el que se denuncia el trapicheo de las tarjetas black por algunos jerifaltes sindicales? (Puedes verlo AQUÍ?)


O , ¿como olvidar al gurú oscense del republicanismo, un individuo que firma como investigador, historiador, periodista y escritor, que, un buen día decide que yo "no lo defiendo con entusiasmo públicamente" y que, por ello, no soy digno de fotografiarlo o reseñarlo ?. Un hombre en este momento situado en la cresta de la ola desde la cual pretende juzgar, y controlar, al parecer el trabajo de otros. Sobre todo de algún otro cuya capacidad de trabajo y buena intención está muy por encima de su capacidad de discernimiento.

¿O, como no recordar en este momento al autogurú del exilio, aquel republicano excelso de verbo nasal y emoción sin apenas contención cuando la galería se lo permite, pero que no tiene empacho alguno en retirar banderas tricolores porque le pueden estropear la foto con alguna autoridad? ¿O, incluso, en bajar a Huesca a amenazar a quienes denuncian su tropelía? El caso es el de siempre: censurar, acallar y eliminar al disidente que, con sus acciones, puede perturbar otros intereses establecidos.
Pero, creo yo, es suficiente con estos ejemplos

Lo dicho: todo material para memorias, para cuando pueda permitirme el lujo de retomar notas, consultar agendas, desempolvar historias y publicar. Y, supongo, para cuando mi economía pueda responder alguna que otra demanda, que la piel de los/as  censores/as suele ser extremadamente fina. Excepto en la zona facial, donde su grosor y dureza queda muchas veces confirmado por lo burdo de sus acciones.


Huesca, Enero de 2020



domingo, 11 de agosto de 2019

Punto de inflexión de la protesta antitaurina en Huesca

Éxito sin paliativos. Se ha notado la intensa preparación del evento.
No se han quedado en la zona de confort, reducidos a un redil a pleno sol en la plaza de Santo Domingo de HUESCA.  En esta ocasión, han salido del estrecho recinto y se han paseado, han paseado sus reivindicaciones, por las calles de Huesca. 
Antes, se ha escenificado el ritual de años anteriores, si bien con algunas variantes. La policía ya no los observa; prefiere hacerlo, y es evidente lo efectivo de ello, hacia el sector de los provocadores. Este año los ha habido en menor número. Y, encima, de entre ellos hay deserciones. Me explico: hay una mujer que, año tras año, les baila, les hace gestos de todo tipo y trata de exaltarlos. Tampoco este año ha faltado a la cita. Eso sí, tras la concentración se ha cambiado de vestido (no así de sombrero) y ha participado en la batucada que acompañaba la manifestación posterior.
En fin, todo un éxito de convocatoria y de responsabilidad. Un enorme acierto la incorporación de la batucada y la performance de teatro de calle. Enhorabuena, animalistas. Parece que la tauromaquia en Huesca puede tener los días contados.


PARA VER LAS FOTOS DEL ACTO (150), PULSA AQUÍ

COMUNICADO HUESCA 2019
Un año más volvemos a Huesca para protestar contra esa lacra llamada tauromaquia. Una lacra que nos avergüenza. Un lastre que nos retrotrae a épocas pasadas que quisiéramos olvidar y que nos ridiculiza como sociedad mas allá de nuestras fronteras.
Un año más volvemos a Huesca, como venimos haciéndolo desde 1998,incansablemente, para dar voz a los que no la tienen, a todos esos animales inocentes a los que se les infringe un sufrimiento espantoso dentro de las plazas de ASESINAR toros para que una minoría se divierta, otros se llenen los bolsillos de dinero público y otros simplemente tengan un aliciente para salir a merendar y a emborracharse en público.
Hemos vuelto con más fuerza que nunca tomando las calles de Huesca y llenándolas de indignación, espoleados por la injusticia.
La injusticia que año tras año se comete con esos toros, becerros, novillos y vaquillas que son humillados, torturados y asesinados durante las fiestas patronales de nuestros pueblos y ciudades.
Y la injusticia que se cometió con dos de nuestros compañeros el año pasado cuando fueron multados por el Ayuntamiento de esta ciudad por colocar unas pegatinas en mobiliario urbano, en  un acto que no dudamos en calificar como venganza y represalia, por dejar en evidencia esos políticos que se comprometieron a reducir el número de festejos taurinos en Huesca durante la anterior legislatura.
Esos políticos que todavía no se sabe si han cobrado las tasas correspondientes a la empresa Tauroemoción por la colocación de carteles taurinos en toda la ciudad.
Esos políticos que no tuvieron, ni tienen palabra.
Las multas finalmente se pagaron. Sin usar el dinero de las famosas subvenciones que según los taurinos recibimos.
Taurino, a ver si de una vez te enteras; nuestro banco se llama EMPATÍA. Y nuestras subvenciones se llaman compañerismo, generosidad, y solidaridad.
Vamos muy sobrados y sobradas al respecto. No como tú taurino.
Hablando de subvenciones…Queremos hacer hincapié en la subvención que las Peñas Recreativas de Huesca reciben por parte del ayuntamiento para que vayan a merendar con sus charangas a la plaza de asesinar toros durante las fiestas de San Lorenzo. Hablamos de los derechos sobre las taquillas de vaquillas y rejones, y hablamos de los 8.500€ que cada una de esas peñas exigió al ayuntamiento en 2018.
Eso sí que es subvención.
Desde aquí, gritamos y gritaremos bien alto:
¡Basta ya de dilapidar dinero público en tortura!!
A lo largo y ancho del estado, miles y miles de euros de dinero público que podrían ir destinados a financiar proyectos de interés general, se dedican a cerrar las bocas y a satisfacer el sadismo de una minoría.
Esa minoría egoísta y corta de miras que se siente representada por rancios e intolerantes políticos reaccionarios  que llevan el maltrato animal por bandera, y a los que no ha dudado en colar en todas las instituciones en un intento desesperado por evitar lo inevitable: el fin, tanto de la caza, como de la tauromaquia.
Taurino, te ves crecido con el apoyo de esos casposos políticos.
Pero aún así no paras de lamentarte y de lloriquear, porque a pesar de tener a leyes y políticos de tu parte, eres consciente de que el rechazo que la mayoría de la sociedad siente hacia la Tauromaquia crece día a día.
Disfruta de tu particular “canto del cisne” , taurino. Ambos sabemos que la tauromaquia, tu sádica afición, morirá lentamente, boqueando sangre entre estertores, como lo hacen las inocentes víctimas que mueren en las arenas de vuestras plazas de asesinar toros.
Por último, queremos lanzar un mensaje a nuestros compañeros y compañeras de batalla, al movimiento animalista:
Se ciernen sobre nosotros, tiempos de incertidumbre y retroceso en los que es posible  que en muchos municipios veamos cómo la mayoría de los logros conseguidos hasta ahora en materia de bienestar animal se vayan al traste…
Pero aún peor lo tienen los animales. A muchos, este retroceso les va a costar lo único que tienen: su vida.
Es por ello que desde aquí os lanzamos un mensaje apelando a la unidad y para que no cunda el desconcierto, el desencanto y  el desaliento.
Toca apretar los dientes, compañeros y compañeras. Toca salir masivamente a las calles. Toca seguir luchando por ellos, por los inocentes, como siempre, incansablemente, sin dar nuestro brazo a torcer, sin dar ni un paso atrás.
Hoy hemos vuelto a Huesca a gritar a los cuatro vientos, digan lo que digan y le pese a quien le pese, que Huesca no ha sido, ni es, ni será taurina.
Y no os quepa duda de que volveremos una y otra vez hasta conseguir nuestro fin, que no es otro que la abolición.
¡TAUROMAQUIA, ABOLICIÓN!


PARA VER FOTOS DEL ACTO (150), PULSA AQUÍ









lunes, 29 de abril de 2019

De momento, al menos, no han pasado...

Resaca de datos, cifras y porcentajes...
Borrachera de éxito en algunos (Memento mori, Petrus), búsqueda de excusas justificatorias en otros y desconexión absoluta de la realidad en los más. Un poco lo de siempre si no fuera por el llamado fenómeno VOX.

"Dios y yo en la cámara seremos mayoría", declaraba un Blas Piñar eufórico en el año 1979 cuando su formación (FUERZA NUEVA) alcanzó los votos suficientes para hacerlo diputado. Su fé, a tenor de lo expuesto, debía ser grande; no así los conocimientos matemáticos de este, entre otras cosas,  notario, que vio pasar la legislatura sin dejar huella más allá de unos discursos que sus nostálgicos rescatan de vez en cuando. Eso, si exceptuamos la disolución el 20N de 1982 de esta organización de carácter franquista.
De su conversión a publicación de periodicidad diversa y su nula influencia en la ultraderecha del país, fragmentada en facciones enfrentadas entre sí o , directamente, fagocitada por la Alianza Popular, , ¿para qué recordar?
Esta corta aventura fue la única vez que la ultraderecha como tal (si exceptuamos ocasiones en las que iba empotrada en partidos de carácter conservador que, entre otras características, jamás condenaron la dictadura emanada del golpe de estado de1936).
Eso sí, en cualquier cabina electoral, en infinidad de ocasiones hemos podido observar papeletas flechi-enyugadas y curiosidades de ese tipo, si bien de relevancia nula a no ser que seas coleccionista de rarezas. 



Y los hay que aún recordamos el mítin que, en el ya lejano mayo de 2011, protagonizara el yerno del anteriormente mencionado, Rafael López Diéguez, en las Pajaritas de Huesca al objeto de participar en la campaña de elecciones municipales, promocionando AES  (Alternativa Española).
La aventura AES recopiló 100 votos en Huesca, lo que provocó la euforia de un conocido personaje de la ciudad, vinculado al fútbol profesional y , parece ser, uno de los promotores de la candidatura, en esos momentos unido ideológicamente a AES; aunque últimamente, y por declaraciones del mismo, debe sentirse más cercano a VOX.
Rafael López Diéguez, su formación y otras análogas han vuelto a ser de actualidad esta temporada por negarse a coaligarse con VOX de cara a las europeas del 26 de Mayo de este año. La definición de VOX como fanáticos ultraconstitucionalistas (de la constitución sin Dios, dicen) parece estar en la base del desacuerdo, si bien ese virus del constitucionalismo acrítico parece haberse extendido a todo el arco parlamentario, siendo un ejemplar de la citada norma libro de cabecera de diferentes líderes que, a modo de predicadores que salpican su discurso de citas bíblicas, no parecen ser capaces de hilar un discurso coherente sin referirse una y  mil veces a ella.



En fin, a lo que vamos que llevo ya varios párrafos de preámbulo.
Estas elecciones se han postulado, desde los sectores de izquierda, como una especie de ... (cruzada, toque a rebato, generala...) con el fin primordial de evitar que Vox (la ultraderecha del siglo XXI) inundara Congreso y Senado, y España se sumara al resto de Europa donde estas ideas comienzan a tener predicamento parlamentario. Y, es cierto, han tenido éxito en cuanto a que han disparado la participación, han descubierto la no existencia de un voto oculto a las gentes de Vox y han evitado una auténtica oleada de sillones verdes. Debemos contentarnos con que han sido sólo 24 y no los 60 ó 70 prometido/amenazados.
Pero no nos engañemos. Esto ha sido la primera fase de la crecida de un río. Se ha contenido ese primer embate a base de barricadas de sacos terreros, colocados con mayor o menor improvisación. Podemos decir que se ha salvado la primera embestida, pero esos 24 parlamentarios del odio verde son una vía de agua importante que puede, seguro que lo intentará, anegar casas, calles, plazas e instituciones.

La segunda oleada llegará en breve. En poco menos de un mes. Al parlamento andaluz, seguido luego del parlamento español, pueden sucederle multitud de vías de agua (ayuntamientos, otras sedes parlamentarias, Europa...) que potencien la presencia y el mensaje de quienes reducen todo su programa político a un envolverse enfermizo en banderas que, una vez blanqueadas de su tétrico pasado reciente por virtud de una constitución aún no suficientemente cuestionada, se convierten en síntoma de discriminación, en un recitar, copa de vino en mano, casi quevedesco, del poema falsamente atribuido a Diego Hernando de Acuña (1), en un solemne entonar el cuplé solemne de hermosa belleza necrófila o en un agitar desbocado de cruces de Borgoña.

La segunda oleada traerá, tras el tremolar de bicolores, la defensa de nuestras fronteras contra enemigos que huyen de la miseria y la guerra y se encuentran la más absoluta desesperanza, el orgullo del trabajo con personas a las que se les criminalizará, aún más, el derecho a la huelga, los servicios sociales entendidos como caridad, el planeta como terreno de juego de intereses sostenibles o no,  los animales como objeto de disfrute macabro, la mujer como complemento a la vida del macho y la religión como palio bienhechor que todo lo justifica.

Y eso será así a no ser que, de una vez por todas, nos encontremos con un gobierno decidido y valiente dispuesto a marcar diferencias con lo que hemos tenido desde la transición. Un gobierno, no entro en su composición, decidido firmemente a eliminar leyes mordaza y a imponer legislación punitiva contra el (los) revisionismos históricos tan en boga y la cultura del odio y el enaltecimiento de los genocidios. Un gobierno fuerte que establezca la dignidad del Trabajo en las condiciones laborales que lo sustentan, con una reconocida deferencia hacia la clase trabajadora, la sustentandora del artificio político. Un gobierno valeroso que proteja adecuadamente a mujeres y menores, que enfrente sin complejos temáticas de igualdad y que apueste por mucho más que por fotografías alejadas del estereotipo de "campos de nabos". Un gobierno que contemple la discapacidad como una forma de vivir tan digna como cualquier otra y la eutanasia como una digna forma de poner fin a una vida que ya no se desea. Un gobierno, en definitiva, que resucite la utopía y la haga posible. Un gobierno que, y tomo aquí prestado uno de los lemas del facherío nacional, "NO PIDA PERDÓN".

Un gobierno, en suma, secundado por su pueblo; un pueblo que no tema defender esas líneas básicas de vida en todos los foros que sea preciso. Calles y plazas incluídas. Un gobierno como nunca hemos tenido. Y un pueblo como el que no hemos visto desde hacé décadas.

Porque si eso no es así, mucho me temo que los embriones del neofascismo seguirán creciendo hasta el momento en el que poco o nada se pueda hacer ante ellos. Porque vienen a por todos/as.





- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



(1) El brindis a los Tercios de Flandes, viralizado en una breve y teatral arenga por Javier Ortega Smith, secretario general de VOX, no tiene su origen en el siglo XVI o XVII como muchos creen. Ni pertenece a Félix Lope de Vega o al también poeta y militar Hernando de Acuña, así como no procede del capitán de los tercios Diego Acuña Carvajal, pues este ni siquiera existió. El fragmento, en concreto, forma parte de una obra de teatro de Eduardo Marquina, autor de finales del siglo XIX, titulada «En Flandes se ha puesto el sol».

Dice así:
No os preguntarán por mí,
que en estos tiempos a nadie
le da lustre haber nacido
segundón en casa grande;
pero si pregunta alguno,
bueno será contestarle
que, español, a toda vena
amé, reñí, di mi sangre,
pensé poco, recé mucho,
jugué bien, perdí bastante
y, porque esa empresa loca
que nunca debió tentarme,
que, perdiendo ofende a todos,
que, triunfando alcanza a nadie,
no quise salir del mundo
sin poner mi pica en Flandes”.
“¡Por España!
y el que quiera defenderla
honrado muera;
y el que traidor la abandone
no encuentre quien le perdone,
ni en Tierra Santa cobijo,
ni una Cruz en sus despojos,
ni la mano de un buen hijo
para cerrarle los ojos”.





domingo, 10 de febrero de 2019

BULLFIGTH en Huesca


Valor torero y vergüenza torera son expresiones coloquiales en nuestro idioma que aluden a características personales plausibles. No dejan de ser simplificaciones mentales que no profundizan en el concepto y quedan en lo superficial, no vaya a ser que entrar en honduras acerca de ello nos estropee la frasecita hecha.
El proyectar BULLFIGTH esta tarde de viernes en una ciudad que acabó persiguiendo a los grupos antitaurianos por un par de pegatinas colocadas en un lugar no adecuado (y cometiendo, en este asunto, un agravio comparativo con las actuaciones de la empresa que gestiona la plaza de toros local) no deja de ser un acto de valor sin paliativos. Proyectar este documental en la ciudad que acaba de sobreseer el caso del zorro torturado y ejecutado bajo la trivialidad de que, al no ser un animal doméstico, el maltrato no lo es tanto, es un acto de valentía sin discusión posible. Y hacerlo en el inicio de un fin de semana que nos ha traído la noticia del pliego municipal de explotación del coso , que garantiza un mantenimiento de "festejos", ya raya en la provocación más absoluta al pensamiento reinante. Y aún más si el escenario de la proyección es la DPH, entidad que se ha manifestado recientemente en apoyo de la caza y la pesca como motor de desarrollo sostenible en el medio rural.

Y aún más (y termino aquí esta introducción que loa la firmeza y la determinación del sector animalista de nuestra ciudad) haciendo alusión a la manifestación que en breves horas tomará Madrid (escribo el domingo 10 a las 10 a.m). Manifestación que bajo la excusa de la unidad de la patria (recordemos que en Huesca la plaza de toros se ubica en la plaza Unidad Nacional), no es sino un abrir la veda de catalanes/as, socialistas de la especie pedro-sanchista, rojerío de todo tipo, animalistas, feministas, sindicalistas y demás gentes de escasa vocación gregaria. Gentes, los paseantes de hoy en Madrid, que, conversos recientes a la constitución del 78 (del tipo de conversos que renuncian al menor atisbo de pensamiento crítico, que las inquisiciones no admiten matices) o nostálgicos de "el valle no se toca", tienen en su programa la defensa a ultranza de la tauromaquia, la caza y la sumisión al ideario imperial actualizado bajo la monarquía felipista. Y, aún más, sabiendo que en esa trashumancia de gente estarán personajes de la actualidad oscense, muchos de ellos con un pasado más que dudoso de afección a idearios reñidos con el respeto a los derechos humanos. Dicho ello con las salvedades personales a que haya lugar, por supuesto.
En suma, imposible no empatizar con estos bravos leones veganos animalistas acosados por oleadas de cristianos hambrientos de sangre y espectáculos de muerte.

Para ver fotos del acto, PULSA AQUÍ


Viernes, 08.02.2019. DPH.
Al entrar en la sala Saura de la Diputación Provincial de Huesca, lo primero que se observa es la exposición itinerante de algunas de las herramientas presentes en la vida de un toro, desde su marcado a fuego hasta el final de la lidia. Arponcillos, un hierro de marcar, la punta de una lanza de picador y una puntilla conviven en este pequeño espacio con fotogramas de la película y con una mesa con material animalista. Todo ello bajo la organización y supervisión de dos hombres y una mujer enfundados en sudaderas negras con el lema "amnistía animal".

Antes de la proyección, su director (Iago Prada) presenta la obra en un tono muy personal. Alude a su condición de gallego; lo hila con el estetreotipo de Galicia y el narcotráfico; ilustra su charla con recortes de prensa que hacen referencia a personal taurino y tráfico de drogas; y enlaza , en somarda modo, la posible influencia del LSD en el diseño de los carteles de la feria San Isidro 2018, alguno de los cuales muestra.
Finalmente, hace referencia a la crudeza de las imágenes, al recibimiento en ciudades europeas del documental y al formato audiovisual elegido.

Comienza la proyección. Si alguien pensaba  que este film iba a ser una sucesión de primerísimos planos con expresiones de dolor de animales y profusiones de sangre, descabellos y desgarros, se equivocó. No se busca el remedar videos o documentales crudamente expresivos y que ,posiblemente, buena parte de los presentes hayan visto.
El escenario, una plaza de toros de categoría inferior de una localidad que no identifico. La trama, una corrida de toros, ENTERITA, con cada uno de los seis actos del drama, desde toriles al desolladero. En suma una filmación que, quitando el sonido, podría proyectarse en la peña taurina de nuestra localidad entre aplausos del "respetable".
Eso sí, las cámaras y la realización (idénticas a cualquier otro trabajo de tauromaquia televisada) tienen dos diferencias funtamentales. Una de ellas, el seguimiento del toro y su expresividad. Pero sin plano detalle, casi de la misma manera que podría verlo cualquier espectador.
La otra, y en esto estriba la diferencia, los comentarios continuados de Enrique Zaldívar, el veterinario cuya voz en off contrasta con el abigarrado verbo de los locutores taurinos al uso, engolados voceros plagados de vocabulario para iniciados y eufemismos tras los que esconder lo que en la plaza sucede.

De voz del locutor escuchamos los pormenores de la lidia. Se interpretan los gestos de temor del hervíboro. Se nos ilustra el buscado  paulatino debilitamiento físico del animal desde su traslado a los chiqueros hasta su muerte. Conoceremos las atroces maniobras (el metisaca y el destornillador) del picador, maniobras destinadas a provocar el mayor daño posible en la musculatura del cuello del animal. Se nos relatará, con tono monocorde y profesional, los daños que sufre el toro, las hemorragias que se provocan y sus efectos en el fracaso multiorgánico.
Nos contarán que la puntilla, muchas veces, no es inmedita y que hay toros que aún conservan reflejos vitales cuando son arrastrados por el coso.

No se nos ahorrarán escenas desagradables (especialmente desagradables, diría yo) como el repetido, hasta nueve veces,  descabello de un componente del sexteto sentenciado. O la estocada que sale al exterior por el costado dejando a la vista cuarenta centímetros de acero... Pero, como el director avisa, no son escenas seleccionadas tras una búsqueda entre decenas de corridas. No; son escenas filmadas en una sola tarde y en un sólo acto de tauromaquia. En definitiva, son cotidianeidades de una tarde cuyo telón de fondo es rojo sangre y negro muerte, por muchos arabescos en los trajes que se quieran lucir a modo de cebos luminosos.

Iago y Bullfight inician en nuestra ciudad un periplo que los llevará a varias ciudades de España. Con todas las críticas que se le quieran hacer, su metraje excesivo por ejemplo, lo cierto es que este documental de MU PRODUCIÓNS supone un hombro más que sumar a este movimiento de fuerza conjunto que aboga por derribar el muro de la tauromaquia.



domingo, 12 de agosto de 2018

Con un par ... (de banderillas)


Marzo 2016: En Valencia, toreros y aficionados encabezan una manifestación a favor de la tauromaquia. En la cabecera iban matadores como Enrique Ponce, El Juli, Ortega Cano, Morante de la Puebla, Sebastián Castella y El Soro, entre otros. Todos iban tras una pancarta con el lema ‘Los toros, cultura, raíces y libertad’. Por cierto que dicha pancarta fue objeto de una muy sentida corrección : "Los toreros dan la estocada a la ortografía", decía el titular del nada sospechoso de animalista medio "El Español" que publicaba, en fechas posteriores, el texto al que puedes acceder, PULSANDO AQUÍ.
Un conocido aficionado y hostelero oscense me reconocía que, tras espectáculos como el de Valencia, la supervivencia de la tauromaquia estaba comprometida.



Agosto 2018: Hace escasos meses, Pablo Ciprés, un ex-banderillero local, accede a la presidencia de la Peña Taurina Oscense. Entre sus aspiraciones, relanzar la escuela taurina acercando a los menores de edad a este mundo y salir de la zona de confort de la plaza y tomar la calle, expulsando de la misma por medio del amedrentamiento a la cada vez más numerosa manifestación anti maltrato animal que, desde hace dos décadas se celebra en la plaza Santo Domingo.
Para ello calienta motores denunciando que carteles de la feria son pintarrajeados e, incluso, que se ha reventado la puerta de acceso al local que dicha peña tiene en la ciudad. Avisa acciones judiciales que no me consta hayan sido ejecutadas.
Anuncia concentraciones pro-taurinas para todos los días; una de ellas en el mismo lugar y hora en la que está convocada la antimaltrato animal.
Se da la paradoja de que esta última queda prohibida, lo que motiva que el TSJA deba intervenir para dar la razón a los animalistas, si bien la subdelegación de gobierno de Huesca autoriza ambas en un mismo espacio, en decisión cuando menos difícil de entender habida cuenta del riesgo de incidentes.



11.08.2018. 16:30 horas.
Dos áreas delimitadas con vallas señalan las zonas habilitadas para contener a los manifestantes de ambos sentidos. La una, destinada a los aficionados a las corridas, está desierta. La otra, repleta de gente que despliega pancartas. Cuento un quincena, con los lemas habituales por la abolición, el fin de la barbarie, la defensa de los animales ... Una enorme foto de un toro agonizante tras el castigo sufrido y otra del torero Padilla  (al que reservan un homenaje en esta ciudad un día de estos) abrigado con la bandera de la dictadura completan el paisaje reivindicativo.
El presidente de la Peña Taurina deambula por los veladores cercanos.

Se inicia el paseo de las personas que se dirigen a la plaza de toros. Sin incidentes más allá de los lemas que se corean y que son recibidos con indiferencia, fingida o no, por los aficionados. Se produce alguna intervención policial para cortar en seco los habituales gestos de provocación de los más dados al conflicto fácil.


A eso de las 18:00 horas, un grupo de una decena de personas, capitaneadas por Pablo Ciprés, irrumpe en la acera frente a los manifestantes concentrados y despliega una pancarta simulando los colores de la actual bandera española (siempre esa pretensión de unir patriotismo, constitucional o preconstitucional, con intereses muy alejados) y ocupando un espacio público que obstruye el paso del personal quizás en la esperanza de dar un mayor volumen a la exigüo grupillo. La policía los bloquea y se producen momentos de tensión evidentes . Finalmente son llevados, casi a empujones, hacia la zona reservada a ellos donde, tras atender a los medios repitiendo los tópicos de siempre, abandonan el lugar a la orden del ex-banderillero. Junto a ellos, abandona también el lugar una persona con la camiseta (que se note por donde van los tiros, y nunca mejor dicho) de la I.P.S.C. (Puedes ver la foto  AQUÍ)

Una actitud, la de Ciprés y los suyos, que, en equidad con otras situaciones que hemos visto en movilizaciones de otro sentido, debiera conllevar una sanción administrativa ejemplar.

Así como es la actitud de otro individuo que, tras provocar a los concentrados, se encara con el policía que le insiste en que cese. Pero éste,el provocador, no contento con ello, da un manotazo a la cámara del conocido fotógrafo de prensa local y amenaza luego a otro instándole a que se acerque. Otro candidato también a una sanción ejemplar. 
Puedes ver la secuencia, en estas fotos:
Foto 1 -  Foto 2 - Foto 3 - Foto 4 - Foto 5 - Foto 6 - Foto 7

Finaliza la concentración, comienza una manifestación que llevará a los animalistas hasta el parque cercano donde se dará lectura al comunicado final y comenzará la Reberde Fest, un ejemplo de fiesta sin agresiones y sin siembra de desperdicios.

Para ver la colección de fotos del evento antimaltrato, PULSA AQUÍ





CONCLUSIONES:
1.- El intento de la P.T.O, al igual que su precedente en Valencia, de tomar la calle ha sido un rotundo fracaso. Escaso poder de convocatoria y formas antidemocráticas que resultan patéticas.
2.- La concentración antimaltrato ha sido, posiblemente, la más numerosa que he visto en Huesca. Y eso a pesar del  miedo existente en esta ciudad a posicionarse en temas sensibles, una de las causas  del inmovilismo social que nos atenaza.



sábado, 9 de junio de 2018

I Jornadas amor animal. Foro infancia y tauromaquia



Para ver las fotos del acto, PULSA AQUÍ


En estos primeros días de Junio, en Huesca, la SECT (Sociedad Española de Cirugía Taurina) celebra su 36 congreso. Patrocinado, entre otros, por la Fundación José Tomás, el personal inscrito (400 euros de media por persona, gastos dietas, viaje y alojamiento aparte) podrá optar a  créditos por asistencia y a escuchar ponencias relacionadas con la actividad "taurina" en múltiples facetas y las consecuencias para la salud humana que pueden derivarse de las mismas. Incluída lección magistral acerca de "el pie del torero" a cargo de un reconocido empresario oscense del sector de la podológía.
En estos primeros días de Junio, en Huesca, Cambiar Huesca celebra las I Jornadas de amor animal. Orientadas a promocionar la empatía menores-animales y también con una preocupación importante para la salud de las personas, en concreto centrándose en las menores de edad que asisten a espectáculos taurinos. Hay quien quiere ver una especie de confrontación David - Goliath en la coincidencia de ambos eventos. Sin comentarios.

A la hora acordada  la sala de dinámica del C.C. Manuel Benito Moliner se llena. Caras conocidas la mayoría. Saludos y conversaciones breves mientras se terminan las pruebas del proyector. En la mesa de los conferenciantes, botellines de agua acompañados de vasos de plástico reutilizables con el logo de LOPORZANO VIVO. Son los prolegómenos del acto que, bajo el título "FORO INFANCIA Y TAUROMAQUIA"  va a comenzar en breve.


Los presentadores son Alfredo y Nancy. Al primero lo conocí unos días antes en la Feria del libro del Huesca donde repartía folletos de las jornadas de amor animal y conversaba con unos y otros. A Nancy no recuerdo haberla visto nunca.
El uno con acento italiano; la otra con deje británico. Dos personas de sonrisa en los ojos y entonación cordial que tras un par de reflexiones, presentarán a los intervinientes de esta tarde.


Poco antes de hacerlo, Alfredo reivindicará el término TAURINOS para los que aquí nos encontramos. No entiende que, en la semántica actual, taurino sea quien participa del espectáculo de la muerte y tortura del animal, mientras se califica como antitaurinos a aquellos que buscan abolir la tauromaquia.
Y Nancy nos pedirá que no nos ciegue el argumento falaz de la tradición y su mantenimiento. Ilustrará su aseveración con tradiciones hoy inexistentes tales como los eunucos en China (o los castrati italianos) o los pies de loto chinos o tantas otras ...


Para ver las fotos del acto, PULSA AQUÍ


De izda a dcha: Chesus Yuste , Victoria Lacalle y Jorge Luis Buil

El escritor y político Chesus Yuste inicia el acto dando cuenta de la existencia en España de cincuenta y ocho (¡¡58!!) escuelas taurinas en España. Costeadas con dinero público y sin límite de edad para su acceso. Escuelas donde se se hacen prácticas también donde es fundamental la presencia de equipos sanitarios, denotando la misma el grado de riesgo que corren los menores que "estudian" para toreros.

Recuerda que en España se puede ser torero profesional desde los dieciséis años y que, antes de esa edad pueden intervenir los menores en festejos taurinos donde se cobra una entrada, hablando entonces, incluso, de explotación infantil.

Quinientas cuarenta y cinco plazas de toros existen en España. Lugares de acceso libre a menores de edad, excepto en Baleares (han de ser mayores de edad) y Galicia (donde los espectadores han de tener más de doce años)
Y, por si fuera poco, se televisan.

Continúa Chesus afirmando que la Convención dela ONU acerca de los Derechos del niño/a  que, se supone, España suscribe, reconoce el derecho de la infancia a vivir en un entorno libre de violencia. En ese sentido da cuenta de las repetidas llamadas de atención por parte del organismo internacional al gobierno de España por la exposición de menores a espectáculos de tauromaquia.

Relata a continuación los tiras y aflojas entre relatores de la ONU y comisionados pro-tauromaquia. El argumento de ésta como "bien de interés cultural" y otras lindezas con las que los aficionados al espectáculo de las plazas de toros pretenden blindar su continuidad.


Victoria Lacalle, psicóloga que ha trabajado fundamentalmente cuestiones relacionadas con la violencia en varios campos, comienza por definir ésta como acto intencional que genera daño , que se ejerce con abuso de poder, que busca el control de la víctima y que implica consecuencias.

Diferencia también entre violencia y agresividad. Califica la primera como no innata (esto es, aprendida), destructiva y descontrolada, e identifica al torero como el ser violento. Califica la segunda como biológica , innata, adaptativa y no destructiva; identifica al toro en este papel.
Y, sobre todo, afirma que la presencia de menores en espectáculos de tauromaquia genera en éstos el concepto de que la violencia está permitida y su uso puede ser ejercido para afianzar status.

Es más, entiende que la exposición del menor a estos episodios es altamente pernicioso para su desarrollo. Por varios aspectos tales como ...
... expresión normalizada de relaciones de poder/dominio ejercidas sobre seres más débiles o vulnerables.
... disfunciones en el desarrollo emocional y social.
... normalización ambiente abusivo
... invisibilidad de la víctima.
... relación maltrato animal y generalización del mismo a humanos


Jorge Luis Buil, por su parte, centrará su intervención en la enumeración de una serie de iniciativas parlamentarias en el mismo sentido de la búsqueda de la protección de los derechos del menor.
Afirma que el interés superior del menor está por encina de otras consideraciones como el supuesto interés cultural de estas actividades.
Comenta también que existe entre los diputados/as una peña antitaurina (en nomenclatura habitual hasta ahora) integrada por gentes de todo el espectro político. Peña surgida como reacción a otra de apoyo al lobby de los espectáculos taurinos.
Finaliza su intervención expresando el convencimiento de que, en breve, el acceso de menores a las plazas de toros será vetado.

El acto finaliza con la intervención de la concejala de Huesca, Silvia Mellado, que agradece a ponentes y público su asistencia. 


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 


Lo que sigue, posiblemente, no interese ya a nadie. Son comentarios abiertamente personales con los que trato de ser coherente con el título genérico del blog. Si sigues leyendo es responsabilidad tuya. Vamos allá.

El grupo de gobierno que actualmente rige esta ciudad comienza su andadura en el año 2015. Y lo hace sufriendo el acoso brutal e interesado tras el cual está, indisimuladamente, la oposición descabalgada de las poltronas municipales en las anteriores municipales.
Se trataba de socavar y minar la cohesión interna de una coalición que presenta dudas iniciales acerca de su durabilidad pero que ha aguantado hasta este momento sobrepasando las expectativas. Si ha sido a base de la sumisión de parte de ese tripartito ante el trozo de pastel ofertado, si ha sido por un concepto de responsabilidad (argumento que, como el de los motivos personales, siempre viene bien para eludir explicaciones embarazosas) cogido con pinzas o por lo que sea, queda a la libre opinión del que haya aguantado la lectura hasta este punto.

El caso es que los toros y las mairalesas formaban parte de unos acuerdos iniciales que no se han cumplido. Tras la campaña, vinieron los recules (y eso que aquí se presume de no reblar). Recules, matizaciones o silencios, que en esta ocasión vino a ser lo mismo. De cálculos electorales a futuro o amedrentamiento de líderes (lideresas) de pacotilla, nada que comentar, por si acaso.

 Del asunto de las mairalesas no diré nada. Por pudor, sobre todo. Pero en el asunto de los toros enfatizaré acerca de los continuados zigzageos del equipo de gobierno (y eso que se lo puso fácil la empresa taurina anterior con sus malas prácticas empresariales). 
Total, para volver (junio 2018) al punto inicial: ¿Toros?, por supuesto. Eso no se discute. No se vaya a enfadar la parte del electorado que disfruta con el muy subvencionado espectáculo.

Entretanto, la ciudadanía no afecta a las tardes de arena y sangre, recurría a fiestas alternativas. NO TORO FEST fue un intento, espero que consolidado, basado en la diversión sin maltrato animal ni medioambiental, a la que tan sólo puedo criticar el cambio de nombre (Las formas;siempre las formas y la moda de todo enunciado en positivo. No vaya a ser que algún defensor/a de la santa tradición se moleste...)
Eso sí, aún continúa, con excelente salud, la concentración pro abolicionista de la tauromaquia en plenas fiestas;concentración en la que la policía hace una excelente labor en el sentido de amonestar cualquier expresión violenta, aunque sea tan sólo gestual o verbal. Gestos, expresiones e insultos que, casi siempre, vienen del mismo lugar: el de los asistentes a la plaza.
Ojalá en Barbastro la policía actuara con el mismo celo.


jueves, 21 de septiembre de 2017

HUESCA POR LOS DERECHOS CIVILES (previa identificación, claro...)

20.09.2017.- 18:00 horas.
Me llega, vía FB, un cartel. Convocatoria en un par de horas en la Plaza Zaragoza de Huesca. Por los derechos civiles. Sin firma de convocantes.  En otros lugares se están convocando ya . Parece ser la reacción, bastante lógica por otra parte habida cuenta de lo sucedido unas horas antes en diferentes puntos de Catalunya,esto es, la huida hacia adelante en una carrera suicida de la convivencia, el despropósito absoluto amparado en una interpretación literal de la impuesta constitución y sus posteriores deyecciones jurídicas. Política miope del Gobierno Español que tan sólo ha tenido la "virtud" de resucitar a momias exuniformadas  (dispuestas a ofrendar  por la grandeza y unidad de España la sangre propia y la de los enemigos; la primera, tú mismo. La segunda, ¿donde hostias está la fiscalía cuando se la necesita?), criminalizar idearios políticos y, en suma,  repetir capítulos negros de la Historia de España.

Habida cuenta del estado al que han llegado las cosas, ¿que queda? ¿Bombardear BCN desde el Castillo de Montjuich? ¿Fusilar en sus murallas a Puigdemont y una docena de nacionalistas más con los pies descalzos a la manera Companys? ¿Rapar la cabeza, hacerles beber ricino (que el autoritarismo fascista siempre ha tenido una represión específica para con las mujeres) y fusilar después a Gabriel y Forcadell para divertimento y satisfacción de las hordas machirulas? ¿Repetir una Semana Trágica?

Ciertamente no deja de ser una fantochada un referéndum sin exposición previa de censos para posibles reclamaciones, sin campaña a favor y en contra, sin papeletas oficiales, sin urnas y sin colegios electorales. Ciertamente que ese referéndum posible queda reducido a un esperpento por las actuaciones del gobierno central, totalmente empecinado en requisar imprentas, amenazar a cargos públicos, asustar a la población merced a declaraciones de pragmatismo paternalista (Cataluña perderá empresas, Cataluña saldrá de la UE, etc...) o algunas otras más siniestras (No nos obliguéis a hacer lo que no queremos hacer...). Actuaciones con una fijeza dignas de mejor causa. ¡Que se le va a hacer!

Ciertamente los partidarios del referéndum han cometido torpezas. Las declaraciones de Santiago Vidal han sido de una inoportunidad de libro. Las sesiones parlamentarias, con Forcadell a la cabeza, no han podido sino repugnar a quienes entienden el proceso a la independencia como una marcha firme e inclusiva y no como unas zancadas atolondradas en un momento dado. Claro que, junto a ello, hay que entender el estado de profundo hartazgo de aquellos a quienes se les asegura total libertad para defender el ideario independentista a la vez que se les niega, una y otra vez, medidas concretas para avanzar en ello, en base a la torpe excusa mil veces repetida anteriormente de inexcusables pasos previos de reformas de constituciones de honda raigambre postfranquista ( lo de post sólo cronológicamente, aclaro)

De todo ello, hay una lección clara a consignar: eso que llaman el órdago (jugada  máxima en el mus; estos vascos, siempre estos vascos...) independentista ha hecho retratarse el imperfectísimo y lleno de tentaciones autoritarias régimen heredado del hereu del dictador. A lo Dorian Gray.
De tal modo que, como comentaba Sergi (amigo y compañero a pie de una fosa de las rellenadas por los abuelos de los que mandan hoy) en Cataluña ya no se lucha ni por el referéndum ni por la independencia. Se lucha por los derechos civiles.

La situación es tensa y se calienta por momentos. Cualquier chispa puede desatar una oleada represiva. Es el momento de serenarse, de no jugar a estúpidos movimientos de tropas (aunque no sean militares) y de tomar aire.
Y de no caer en tentaciones maximalistas. Ya tuvimos exceso de carniceros de ciudades en épocas no tan pasadas.

NOTA a título muy personal. Sergi, Cris, Pilar, Antonio, Quim (y núcleos familiares y amicales): Os queremos y os echamos de menos. Desde la preocupación (estáis en primera línea) y el afecto, ¡adelante sin reblar!
Pero me disperso. A ver si me centro.




20.09.2017.- 20:00 horas.
La concentración no ha empezado.
Poco más de media docena de CNPs se aproxima al centro de la misma y pregunta por los organizadores. Al no haber ninguno que se defina como tal, optan, de manera aleatoria, por identificar a algunos ciudadanos/as. Aquellos que han traído una bandera aragonesa, quizás en presunción, por parte del que los requiere, de responsabilidad en la concentración.
En ese momento, se acerca un ciudadano al jefe del operativo y le dice que aquí está mi DNI también, en gesto solidario secundado inmediatamente por parte de los concentrados.
Parece ser que la concentración no ha sido comunicada. La comunicación previa es un trámite que, en ocasiones, puede obviarse: cuando los hechos que provocan tal concentración son recientes y graves, por ejemplo. Esta ciudad está llena de dichas excepciones: casos de acciones terroristas (políticas o machistas), expresiones de alegría futbolera y otras... Sería estúpido esgrimir plazos o trámites no cumplidos.

Si el espíritu de esa norma (es mucho decir a tenor de lo observado) es la salvaguarda de los derechos de expresión, y otros,  tanto de concentrados como de ciudadanía en general, esta vez se ha lucido y bien la persona que ordena identificar a nadie; entiendo, por eso de la cadena de mando, que es la subdelegada de gobierno.

El caso es que tenemos a los policías tomando datos, en medio de un silencio poducto del estupor ante lo impropio de la situación; como siempre, el literario acto se argumentará con la excusa del cumplimiento de órdenes y la falta, absolutamente justificada, de un trámite burocrático cual es la COMUNICACIÓN, que no la solicitud de permiso. Espero, y así lo hago constar en este momento, que Mª Teresa Lacruz (subdelegada gubernativa) que, en infinidad de ocasiones (por sí misma o por funcionario a sus órdenes interpuesto) ha demostrado flexibilidad en cuanto a plazos y requerimientos formales para este tipo de actos, entienda que no procede sancionar de manera alguna a ninguna de estas personas. Por no haberse producido alteración alguna y, sobre todo, porque es de justicia y el principio de autoridad no debe defenderse (cuando debe defenderse así, habría que ver cuales son las cualidades de esa principio de autoridad) con medidas que pueden ser claramente contraproducentes.

Pues nada, que la policía abandona el lugar (los que hacen puertas, seguirán haciendo puertas, los que vigilan lo que escribe Esteban seguirán rastreándolo por las redes...) entre  vivas a la libertad de expresión y somardeo de aplausos.
Afortunadamente, se van sin ordenar disoluciones.

El efecto , entiendo que deseado, por parte de quienes los mandan ha sido cumplido: parte de la ciudadanía oscense se ha visto privada de su derecho a expresarse. Lo que no ha ocurrido, que yo tenga noticia, en la concentración gemela de Zaragoza, por ejemplo.

NOTA FINAL: Mi respeto a quienes entienden que el ejercicio de derechos no tiene por qué ser comunicado previamente a nadie.


FOTOS del acto, en este enlace.